Herramienta imprescindible para salir al Exterior

Una empresa debería procurar utilizar siempre las mejores herramientas a su alcance para desarrollar su objeto social. Una herramienta de calidad que se precie de serlo proporciona máximos resultados con una mínima aportación. Estamos hablando de lo que se denominan los “multiplicadores de fuerza” que permiten ahorrar tiempo, energías y atención que pueden dedicarse al cometido de levantar un negocio en lugar de hacer que simplemente funcione.

Tomas Carlyle, ensayista e historiador británico dijo una vez “El hombre es un animal que usa herramientas. Sin herramientas no es nada, con herramientas lo es todo”

En el ámbito de la Internacionalización de una empresa o negocio un Plan de Internacionalización puede y debe considerarse como una de las Herramientas imprescindibles para llegar a buen puerto. Nos atrevemos incluso a llamarla “La Herramienta”.

Cuando Napoleón o quien fuera (por lo visto no está totalmente comprado que fuera el Emperador) dijo “Vísteme despacio que tengo Prisa” no lo dijo por capricho. Las grandes aventuras requieren no solamente de una preparación minuciosa sino de un estudio exhaustivo de todos los aspectos que las van a rodear. Y todavía así habrá peligros e incertidumbres.

¿En que consiste pues la Herramienta de la que hoy hablamos? Básicamente, un Plan de Internacionalización es un documento que contempla las capacidades de la empresa y la información sobre el entorno internacional y los mercados de destino con objeto de elaborar un plan de acción para reducir el grado de incertidumbre para abordar mercados internacionales.

Una vez elaborado el Plan de Internacionalización nos daremos cuenta que estamos en condiciones de ponerlo en práctica sintiéndonos mucho más seguros que si intentamos abordar un mercado sin haber planificado adecuadamente. Suena obvio pero es así y a veces las prisas o el afán de lucro inmediato y, como no, la pasión, nos ponen una venda en los ojos.

¿En qué etapas se divide un Plan de Internacionalización y para que nos servirán?

Etapas:

-Primera.- Diagnóstico de la capacidad exportadora de la empresa

-Segunda.- Análisis del entorno Internacional

-Tercera.- Selección de mercados

-Cuarta.- Implantación en dichos mercados

Dichas etapas serán útiles para saber:

-Si la empresa cuenta con los recursos y capacidades necesarios para internacionalizarse (recursos financieros, recursos económicos, recursos productivos, recursos humanos, recursos comerciales….)

-Los mercados que comportan un menor riesgo para nuestros productos y/o servicios

-Cual es el método más adecuado para entrar en los mercados que seleccionemos y qué Plan de Marketing será el más idóneo para introducir dichos productos y/o servicios

-Los medios necesarios y el coste para poner en marcha el proceso de Internacionalización

Al fin y al cabo consiste en tomar una decisión del tipo ¿Qué uso para hacer girar un tornillo los dedos o un destornillador? o del tipo ¿Si me mudo con qué traslado mis muebles con una moto o con una furgoneta?

¿Qué será más caro de inicio? Seguramente la herramienta correcta. ¿De qué me servirá ahorrarme dicha herramienta? Tendré disgustos innecesarios. No avanzaré al ritmo necesario y además podré lastimarme ¿De qué me servirá invertir en ella? Focalizaré mis fuerzas y las multiplicaré.

0