García-Legaz: “España tiene que poner el foco de sus exportaciones e inversiones fuera de la Unión Europea”

 

Un estudio del IEE asegura que en los diez últimos años se han producido variaciones en los mercados a los que se dirigen los productos españoles. Pierden peso los países comunitarios. Los autores destacan el hecho histórico de registrar un superávit comercial. Ver noticia

0

“Business Pulse. Exploring dual perspectives on the top 10 risks and opportunities in 2013 and beyond”

Fuentes:  Icex /Ernst & Young

La consultora Ernst & Young acaba de publicar este documento en el que analiza, en diez puntos esenciales, a través de la bajada de los precios y el ascenso del papel de los gobiernos, los riesgos y oportunidades a los que se enfrentan las empresas como consecuencia de la competitividad de los mercados emergentes y el papel de la globalización.

Como menciona Ernst&Young en este informe, predecir qué va a suceder es arriesgado, pero las empresas que no se plantean sus actividades de cara al futuro reflejarn un decrececimiento en sus balances en un mundo que cada vez es más competitivo.

Ver documento

0

Inversión transfronteriza de capital riesgo; Estudios tributación empresas UE; Contactos de aduanas para protección derechos propiedad intelectual

Las respuestas a la consulta sobre los problemas fiscales vinculados a la inversión transfronteriza de capital riesgo están ahora disponibles en el siguiente sitio web .
Tres estudios sobre la tributación han sido recientemente publicados en nuestro sitio web . Dos de ellos están tratan sobre la fiscalidad de las empresas, y el tercero analiza el IVA en el sector público.
Una lista actualizada de contactos de aduanas nacionales para la protección de los derechos de propiedad intelectual se encuentra disponible en nuestro sitio web. Incluye nuevas direcciones para la República Checa y Hungría.

Versión original en inglés:

The responses to the consultation on tax problems linked to cross-border venture capital investment are now available from our website.
Three studies on taxation have recently been published on our website. Two of them are about company taxation; the third one analyses VAT in the public sector.
An updated list of national customs contacts for the protection of intellectual property rights is available from our website. It includes new addresses for the Czech Republic and Hungary.

Fuente: Comisión Europea

0

¿Qué idioma manda en mi contrato?

CLAUSULAS UTILES PAR EVITAR PROBLEMAS

Es muy importante, en el curso de las relaciones comerciales internacionales que exista una comunicación fluida y  que se pueda delimitar cual será el idioma (o idiomas) que deberá regir como dominante o prevalente en el caso de firma de contratos  y como no de las comunicaciones que sean consecuencia de los mismos.

Hay una manera muy sencilla de “cerrar el círculo” que consiste en la inserción en el contrato de una cláusula idiomática, con el objeto de evitar eventuales problemas a la hora de interpretar dichos instrumentos ya sea por las partes o por un tercero al que se haya acudido en caso de conflicto (sea en la vía judicial, sea en la vía arbitral).

Para centrar la cuestión podemos tener en cuenta cuales son las situaciones más habituales, no por ello las únicas, en las que se mueven las partes ante una situación de este tipo.

Podemos verlo en la siguiente tabla:

Ejemplo 1.-Cada parte tiene su propio idioma y se utiliza un tercer idioma para redactar el contrato (ej. empresa española y empresa italiana que redactan el contrato en inglés) En este caso el idioma inglés es el que prevalecerá y así se hará constar en la cláusula.
Ejemplo 2.-Cada parte tiene su propio idioma y se utiliza el idioma de una de las partes para redactar el contrato (ej. empresa española y empresa francesa que redactan el contrato en francés) En este caso el idioma francés es el que prevalecerá y así se hará constar en la cláusula.
Ejemplo 3.-Cada parte tiene su propio idioma y se elaboran dos versiones del contrato en cada uno de ellos  (ej. empresa española y empresa noruega que redactan dos versiones del contrato una en noruego y la otra en español) Aquí es muy importante señalar, mediante cláusula, cual será el idioma que prevalecerá.
Ejemplo 4.-Cada parte tiene su propio idioma y se elaboran dos o más versiones del contrato utilizando, también un tercer idioma  (ej. empresa española y empresa portuguesa que redactan tres versiones del contrato una en portugués, la otra en español y otra en inglés) Aquí es muy importante señalar cual será el idioma que prevalecerá y así se hará constar en la cláusula.

Por tanto es muy importante, cuando las partes contratantes utilicen idiomas diferentes, que figure en el contrato una cláusula idiomática. Aún en el caso de que las partes adopten como único idioma del contrato uno en concreto es preciso y necesario que exista una cláusula en la que se diga que la versión de los documentos redactados en dicho idioma es la oficial.

Por otro lado es necesario apuntar que cuando existan dos versiones idiomáticas de un contrato (ya sea porque lo exige la ley, ya sea para que ambas partes tengan más seguridad con respecto a sus derechos y obligaciones) o incluso que existan dos o más versiones es de todo punto recomendable insertar una cláusula que nos diga qué idioma será el que deba prevalecer en caso de diferencias entre las partes.

No obstante todo lo anterior, se podría acordar que un idioma prevalezca sobre los demás a unos efectos, por ejemplo, cuando se habla de partes muy técnicas de un contrato y otro a otros efectos. Se pueden usar también y son muy convenientes las cláusulas lingüísticas que indican que idioma utilizar para las notificaciones (muy útiles para contratos de duración larga).

Si bien la elección del idioma es libre, excepto en algunos casos (por ejemplo normas nacionales que obligan a redactar el contrato en su idioma para poder así proteger intereses diversos) y que la misma dependerá de muchos factores, tales como el idioma empleado más a menudo en el sector de que se trate, etc., una cosa está clara y es la conveniencia de tener en cuenta los vínculos del idioma finalmente elegido con la ley aplicable al contrato y también con la  del órgano que puede llegar a solventar disputas entre las partes en un futuro.

Si sometemos el contrato al mismo idioma que la ley que le es de aplicación y este idioma coincide con el del órgano que debe resolver posibles disputas, ya sea éste arbitral o judicial, nos ahorraremos muchos problemas y costes.

Tenemos pues que la función fundamental  de determinar cual es el idioma prevalente de un contrato mediante la oportuna cláusula idiomática será la de no dejar lugar a dudas de que versión será la que se debe considerar, sin fisuras, en caso de eventuales disputas.

Es necesario, también, comentar el caso, tan usual, de contratos sujetos a convenios internacionales o a textos de lo que se denomina “Soft Law” tales como los Principios de Unidroit, por citar uno de los más conocidos e importantes. En dicho caso es muy importante no solamente someter el contrato a un idioma determinado, como hemos visto hasta ahora, sino también tener la cautela en el caso de que  el convenio o los textos “Soft Law”  tengan distintas versiones oficiales que es lo habitual (por ejemplo, en inglés, francés y español) de utilizar una cláusula mediante la cual se diga que versión será la que prevalecerá sobre las demás en caso de diferencias.

Si bien las soluciones convencionales o de “Soft Law” acostumbran a indicar el camino a seguir en caso de discrepancias (por ejemplo en los Principios de Unidroit se indica que en caso de discrepancias entre distintas versiones idiomáticas de un contrato preferentemente se considerará como válida y a seguir la interpretación  acorde con la versión en la que el contrato se redactó originalmente) no está de más y evitaremos muchos problemas si ya de entrada utilizamos las cláusulas lingüísticas.

2

¿Internacionalización? Sí pero con cautela y brújula en mano

Es algo incuestionable que las economías que hoy en día tienen relevancia gozan de un Sector Exterior fuerte. Sin ir más lejos, en la vieja Europa los países que más rápido están remontando la situación de grave crisis son países con una importante tradición exportadora.

Las preguntas son ¿Estamos preparados en España para el reto de la Internacionalización? ¿Debemos acometer la Internacionalización?

A lo primero cabria contestar que sin duda alguna estamos menos preparados que otros países.

A lo segundo cabría contestar con un Sí rotundo pero con matices.  Sí rotundo porque una de las pocas formas que nos permitirá crecer es la entrada en Mercados Exteriores.  Matices porque no se puede ni se debe entrar en Mercados Exteriores si no se está preparado para ello y si la vía elegida (forma de entrada) no se ha ponderado con la suficiente conveniencia.

Obviamente, como en todo, caben los errores, pero el riesgo será más controlado si nos tomamos la molestia de hacer un correcto estudio de mercado y nos basamos en una estrategia adecuada.

Los puntos clave a tener en cuenta para la decisión de forma de entrada son:

  • Variables internas: Objetivos de la Empresa; Tipos de bienes; Recursos disponibles por la empresa; Grado de Internacionalización; Grado de conocimiento del mercado exterior
  • Variables Externas: Competencia existente en el mercado de destino; Barreras o incentivos ofrecidos por el Gobierno del mercado de destino; Características del mercado de destino; Riesgo del mercado de destino

Dichas variables nos permitirán discernir, entre otras cosas y a título meramente enunciativo, el grado de control, los recursos necesarios para la forma de entrada elegida, el riesgo asumible, etc. y a tal efecto según la lista adjunta poder decidir con mayor conocimiento de causa.

Formas de Entrada

Control

Recursos

Riesgo

Alternativas

Exportación Directa

Bajo

Bajo

Bajo

Agentes

Representantes de ventas

Distribuidores

Exportación Indirecta

Bajo

Bajo

Bajo

Brokers
Compañías de Trading

Contractuales

Medio

Medio

Medio

Licencias
Franquicias
Contratos de  Gestión

Inversión

Alto

Alto

Alto

Alianzas Estratégicas
Joint Ventures
Subsidiarias

Por desgracia todos hemos oído hablar de experiencias de Internacionalización que acabaron como agua de borrajas y ello en el mejor de los casos.  Seguramente, si nos detenemos a estudiar qué es lo que ocurrió llegaremos a la conclusión de que no hubo una adecuada y ponderada preparación.  Por tanto, seamos humildes y planifiquemos el camino.

4